I. Pedro Figari en hipertexto

Diferencias

Muestra las diferencias entre dos versiones de la página.

figari:en_la_escuela_de_artes_y_oficios [2017/05/10 18:28]
arodriguez
figari:en_la_escuela_de_artes_y_oficios [2017/05/11 03:42] (actual)
arodriguez
Línea 17: Línea 17:
  
 Al comenzar con este nombramiento la tercera etapa de la historia de la Escuela de Artes y Oficios, -- Julio de 1915 -- se nos presenta el periodo más interesante, periodo cuya simple Al comenzar con este nombramiento la tercera etapa de la historia de la Escuela de Artes y Oficios, -- Julio de 1915 -- se nos presenta el periodo más interesante, periodo cuya simple
-enumeración de los mejoramientos, perfecciones, adelantos+enumeración de los mejoramientos, perfecciones, adelantos y amplitud de miras adquiridos, nos haría llenar triple espacio del que disponemos. Hablemos de él ligeramente y anotemos 
 +la inteligente transformación en el concepto moral y material que sufrió dicho establecimiento. 
 + 
 +Ya no más el severo pupilaje, ni la rígida e inflexible disciplina. Ya no más el reformatorio a cuya entrada los menores castigados con el ingreso sufrían el pesado ropaje del encierro Ya no más la severidad claustral del edificio que en los hierros de sus puertos y balcones se escribía la inviolabilidad de sus fueros. 
 + 
 +Es ahora la Escuela, alegre y benévola, cuyos estudios no reclaman el abandono de la vida  ordinaria, sino la asiduidad a un horario liberal. Ya la acción de lo escuela no fenece en los límites de la buena preparación obrera, sino que ésta sirve de integración al amplio plan de estudios. Su nombre original de Escuela de Artes y Oficios adquirió entonces su razón de ser. Hoy, la promiscuidad de enseñanzas de artistas y obreros, brinda medios educativos al modesto aspirante a operario y al que aspira a dominar las complicadas fórmulas del buen arte. 
 + 
 +Si perfecciones de método encuentra el obrero en los amplios talleres, aún más perfecciones halla el artista en sus salas. Es que en esta etapa, la Escuela de Artes y Oficios no dio pasos en el sendero de su mejoramiento. Es que la dirección que imprimió el Doctor Figari, con inteligencia, preparación, actividad extraordinaria y dedicación desmedida, hizo que aquella en un brinco inesperado escalara de improviso la cumbre, hasta ese momento no percibida, del verdadero adelanto. 
 + 
 +Supo, para ello, acompañarse de inteligentes auxiliares que como el distinguido artista y consecuente colaborador de estas páginas, señor Milo Beretta, y el arquitecto Juan C. Figari Castro, fueron factores eficientes en la labor superior expuesta. En la exposición inaugurada últimamente, corolario feliz del excelente esfuerzo, hubo exponentes sobrados del adelanto artístico obtenido, que la numerosa y selecta concurrencia que desfiló por las distintas salas, recogió con la natural sorpresa, tributando luego generosamente las expresiones de su intima admiración. 
 + 
 +Como mejor ilustración de los adelantos que enunciamos, ofrecemos la nómina de los distinto» talleres y clases, que integran el Establecimiento, a cuyos adelantos vertimos las mejores loas: 
 + 
 +Mecánica, Ajustes, Fundición, Cerámica, Soldadura Autógena, Mueblería, Taracea, Carpintería, Rodados Vitraux, Herrería, Fraguado en Metales, Repujado en Metales, Modelado, Labores femeninas, Escultura en madera, Música, Dibujo en modelo vivo, Dibujo y pintura decorativa. 
 + 
 +¡Veinte talleres y clases inauguradas en el breve término de año y medio, con 600 alumnos de ambos sexos que concurren a diario! 
 + 
 +Para el doctor Figari, así como para sus colaboradores, vayan nuestros plácemes, como tributo de una publicación que atendiendo a su índole, reverencia las manifestaciones de arte como abnegado homenaje que a él se debe.