I. Pedro Figari en hipertexto

Diferencias

Muestra las diferencias entre dos versiones de la página.

figari:supervielle_jules_-_un_pintor_uruguayo_pedro_figari [2018/08/07 09:18]
arodriguez
figari:supervielle_jules_-_un_pintor_uruguayo_pedro_figari [2020/05/12 19:34] (actual)
arodriguez
Línea 1: Línea 1:
  
-{{:figari:otros_documentos:figari_por_supervielle.pdf|Un pintor uruguayo: Pedro Figari}}. En Marcha, n° 296, Montevideo, 24 de agosto de 1945. +{{:figari:296_unpintoruruguayopedrofigari_superviellej_marcha296_19450826_a7_p12.pdf|Un pintor uruguayo: Pedro Figari}}. En Marcha, n° 296, Montevideo, 24 de agosto de 1945. 
  
 //Este breve artículo de Jules Supervielle fue publicado en “La Revista de Occidente” (Madrid), en febrero de 1924. Constituye una de las primeras presentaciones de Figari al público español.// //Este breve artículo de Jules Supervielle fue publicado en “La Revista de Occidente” (Madrid), en febrero de 1924. Constituye una de las primeras presentaciones de Figari al público español.//
  
 +\\ 
 +\\
  
 Es justamente el pintor que necesitaba la América del Sur, la de una época que está desapareciendo. Figari ha venido a dar una juventud póstuma a los gauchos, a las “chinas”, a la aristocracia de “medio pelo”, a los negros, mulatos y cuarterones, todos esos tipos tan curiosos que han estado a punto de no tener nadie que recomiende su físico y sus segundas intenciones a la posteridad, olvidadiza por naturaleza. Cuando se piensa que Figari hubiera podido no existir, se tiembla retrospectivamente por la historia y la geografía, por el estilo de las costumbres, por el HUMOUR; se tiembla sobre todo por la pintura puesto que se trata de un pintor que, siendo original, ha podido ser comparado a Constantino Guys, a Daumier, a Vuillard. Ha hecho pensar asimismo en Anglada. Es justamente el pintor que necesitaba la América del Sur, la de una época que está desapareciendo. Figari ha venido a dar una juventud póstuma a los gauchos, a las “chinas”, a la aristocracia de “medio pelo”, a los negros, mulatos y cuarterones, todos esos tipos tan curiosos que han estado a punto de no tener nadie que recomiende su físico y sus segundas intenciones a la posteridad, olvidadiza por naturaleza. Cuando se piensa que Figari hubiera podido no existir, se tiembla retrospectivamente por la historia y la geografía, por el estilo de las costumbres, por el HUMOUR; se tiembla sobre todo por la pintura puesto que se trata de un pintor que, siendo original, ha podido ser comparado a Constantino Guys, a Daumier, a Vuillard. Ha hecho pensar asimismo en Anglada.
Línea 16: Línea 17:
 Pero no quisiera dar una idea demasiado grave del talento de Figari. Hay también en este pintor un maravilloso humorismo. Nos ha mostrado el hombre de color sudamericano, la vida criolla, gestos, actitudes, sonrisas imperecederas... Pero no quisiera dar una idea demasiado grave del talento de Figari. Hay también en este pintor un maravilloso humorismo. Nos ha mostrado el hombre de color sudamericano, la vida criolla, gestos, actitudes, sonrisas imperecederas...
  
-Escuchemos a Paul Fierens, el poeta, el profundo comentador de Valéry, que ha definido también en PARIS - JOURNAL el arte de Pedro Figari, diciendo: +Escuchemos a [[https://www.babelio.com/auteur/Paul-Fierens/46048|Paul Fierens]], el poeta, el profundo comentador de Valéry, que ha definido también en PARIS - JOURNAL el arte de Pedro Figari, diciendo: 
  
 “Algunos franceses: Dufy, Laboureur, vuelven a dar a la “pintura de género” un brillo primaveral. Pedro Figari, de un golpe, la eleva a ese punto de perfección en que llega a ser una poesía viva y pura. Con una voz fresca se puede decir todo. Y las palabras cambian de sentido. Si decimos que el arte de Figari parece excesivamente pintoresco, bonito, encantador, champanizado, es hacerle otros tantos elogios”.  “Algunos franceses: Dufy, Laboureur, vuelven a dar a la “pintura de género” un brillo primaveral. Pedro Figari, de un golpe, la eleva a ese punto de perfección en que llega a ser una poesía viva y pura. Con una voz fresca se puede decir todo. Y las palabras cambian de sentido. Si decimos que el arte de Figari parece excesivamente pintoresco, bonito, encantador, champanizado, es hacerle otros tantos elogios”.